Está claro que nuestros hijos deben hacer un uso adecuado de los dispositivos tecnológicos a su alcance. Y es nuestro deber, como padres y educadores, administrar ese uso de forma responsable. La mejor manera de que los niños interactúen con los teléfonos y las tabletas digitales son las aplicaciones educativas.

Por el universo de Internet hay multitud de apps desarrolladas especialmente para los niños: juegos de ocio, para reforzar las matemáticas o la memoria, plantillas digitalizadas de dibujos para colorear e incluso cuentos interactivos que fomentan su espíritu independiente y emprendedor.

Desde Thamer Creative School os recomendamos algunas aplicaciones gratuitas que podéis instalar en vuestra tablet familiar con las que vuestros hijos pueden entretenerse usando las nuevas tecnologías con seguridad a la par que aprenden.

  • Piruletras  es un juego que ayuda a los niños con dislexia a superar sus problemas de lectura y escritura a través de juegos divertidos. Todos los ejercicios se han diseñado científicamente para tratar aquellos errores de lectura y escritura propios de los niños con dislexia.

Los ejercicios han sido evaluados con un grupo de participantes con dislexia y refuerzan diferentes dificultades provocadas por la dislexia.
  • Busuu es una herramienta para ejercitar a diario el inglés, con la que los niños disfrutarán aprendiendo a través de un excitante curso de 150 palabras cuidadosamente estructurado y dividido en 30 dinámicas unidades de aprendizaje llena de juegos educativos.
  • CreAppCuentos es una nueva aplicación gratis para iPad que permitirá a los más pequeños de la casa crear su propia historia de forma sencilla y divertida.  Piratas, princesas, monstruos, extraterrestres, superhéroes, robots, dinosaurios, cerditos divertidos y mucho más acompañarán a nuestros hijos a través de los cuentos, más tradicionales o más modernos, que les ayudarán a fomentar su creatividad.
  • Aunque no es una app, sino una página web, también os recomendamos TriViral, una iniciativa de INTECO que enseña a los niños de entre 9 y 14 años a navegar con seguridad. A través de una serie de preguntas, pone a prueba los conocimientos de los niños sobre los peligros de Internet y la mejor forma de solucionarlos. De forma divertida, también podemos educar.
  • Si consideras que programar desde la infancia es una buena opción, también hay aplicaciones divertidas y educativas, como Hopscotch, que enseñan conceptos básicos de programación llevando a cabo acciones en una interfaz visualmente llamativa.

Anima a tus pequeños a utilizar algunas de estas aplicaciones bajo supervisión. ¡Tú también puedes divertirte con ellos! Recuerda que los juegos, tanto los tradicionales como los digitales, son los principales impulsores de la creatividad y pueden ayudar al desarrollo de un sano espíritu emprendedor.