El emprendimiento es una tendencia en auge. Todos los días escuchamos noticias sobre la importancia del fomentar el espíritu emprendedor, especialmente en el mundo empresarial y laboral. Pero, ¿sabías que el espíritu emprendedor no tiene edad?

Impulsarlo en edades tempranas puede ayudar al desarrollo infantil de los más pequeños en todos los aspectos de su vida:

  • Les aportará confianza, y gracias a ella podrán sentirse libres para desarrollar una personalidad única. Cuando antes comiencen a trabajar sus habilidades sociales, antes empezarán a trabajar en su carácter.
  • La resiliencia ante la adversidad y los problemas es uno de los principales recursos inherentes al carácter emprendedor. No rendirse ante los problemas, no renunciar a nada por difícil que parezca, ayudará a esos niños a ser autosuficientes.
  • Un arrollador espíritu emprendedor no garantiza una vida adulta llena de éxito, pero sí dotar de habilidades y capacidades necesarias para desenvolverse y sortear con éxito cualquier obstáculo que se interponga en el camino a las metas marcadas.
  • Desarrollar habilidades emprendedoras también es una inversión de futuro, ya que tales habilidades les ayudarán a convertirse en personas con afán de superación, con capacidad de autocrítica y motivados para el liderazgo.

Por estas razones, lo ideal sería que colegios e institutos estableciesen como una asignatura más programas de emprendimiento como el método Thamer©, que se basa en premisas científicamente comprobadas de la gran eficacia que supone motivar la mentalidad emprendedora en niños y jóvenes.

 

Thamer Creative School fomenta el emprendimiento en los más pequeños

El método Thamer© ya se implanta actualmente en escuelas y centros educativos con el objetivo de formar eficazmente las capacidades innovadoras y las habilidades emprendedoras de los niños y adolescentes  en esas etapas tempranas, cuando más natural estimular su innato espíritu creativo y descubridor.

Emprender es, según el Método Thamer©, iniciar. Y el que inicia algo está dotado de todo lo que la iniciativa lleva consigo: creatividad, empuje, esfuerzo, resistencia, determinación y la suficiente visión de futuro para buscar detrás de su esfuerzo los resultados que le ayuden a mejorar su vida, la de su entorno y la de la sociedad en general. Porque tan importante como ser aplicado en matemáticas, conocer la geografía de nuestro país y escribir correctamente es aprender a desenvolverse sin miedo en la vida real. Por ello, no pierdas la oportunidad de acercar esta filosofía emprendedora a tus hijos y asimilarla como un conocimiento más en sus carreras educativas.

Infórmate sobre Thamer Creative School en nuestra web www.thamercreativeschool.com