El director general de Thamer Creative School, José Montero, acaba de recordar en el transcurso de una entrevista publicada por EL MUNDO,  que el gran secreto para el aprendizaje de las habilidades emprendedoras está en la capacidad de preguntar de los niños. «Para nosotros -dice- la inquietud descubridora de los niños es el motor de su aprendizaje. Sin embargo, en nuestro sistema educativo, los niños son meros receptores. Los niños en España preguntan muy poco, porque los adultos y los profesores apenas les dejamos hacerlo»

Sostiene el director general de Thamer que las habilidades emprendedoras pueden adquirirse «fácilmente a edades tempranas, cuando la actividad neuronal es más intensa, y resulta más natural estimular el innato espíritu creativo y descubridor de los niños. La densidad de conexiones neuronales en el cerebro de un niño es casi el doble que la de un adulto. La mentalidad emprendedora  -añade- es una actitud que se aprende, y no tiene por qué significar que todo el mundo tenga que ser empresario. Es tener iniciativa. Se lo explico a los padres: sea lo que sea su hijo, será bueno que tenga iniciativa, capacidad de resolución de problemas, tolerancia y aprendizaje con los fallos…»

Como es sabido, Thamer Creative School es una iniciativa educativa creada en 2011, y articulada en torno a una metodología pionera en España para la formación emprendedora a edades tempranas. Concibe la mentalidad emprendedora como una forma de afrontar la vida, caracterizada por tres elementos básicos: el espíritu de iniciativa, el afán por descubrir y la capacidad para innovar, compuesta a su vez por la suma de esfuerzo, determinación y visión de futuro.